Entrevista con Valentina Thörner de www.valedeoro.com

titulo entrevista buscandolosimple
Allá por el 2013, cuando todavía existía el Google reader, yo seguía varios blogs. Uno de ellos el del Blog alternativo. Cuando veía algo interesante me autoenviaba un email con vinculo a la página. Algo así como  el “pin now read later” de Pinterest. Uno de ellos se titulaba “Minimalismo para una vida plena”. Era un artículo de presentación del nuevo libro de Valentina de Valedeoro.

Y comparto un pequeño extracto:

““Morirás. Probablemente no hoy ni mañana, pero algún día sí. Si no tienes una filosofía para vivir tu vida, un par de principios que te puedan guiar, entonces eres como un barco que va a la deriva por el mar. El simple hecho de no tener un destino desmotiva a la tripulación y tiene un efecto sedante sobre las ganas de hacer las cosas bien. Y cuánta gente no conoces que duerme, trabaja, duerme, trabaja, duerme, trabaja, va de vacaciones y vuelve a dormir y trabajar. ¿Realmente quieres que este sea EL LEGADO QUE DEJAS EN TU VIDA? ¿Quieres esperar a tu último día para darte cuenta de que en realidad hubiera sido mejor no hacer tal cosa, o aprovechar aquella oportunidad?”   Valentina Thörner
 
Me llamó la atención, para qué negarlo! Pero no fue sino hasta algunos años mas tarde, en el 2016, que volví a llegar a su pagina, www.valedeoro.es . Entonces estaba en búsqueda de consejos minimalistas para una mudanza. En ese tiempo nos íbamos a vivir con mis suegros y debíamos llevar lo mínimo e indispensable. Tamaña tarea para una familia de cinco, pero lo logramos gracias a uno de sus e-books “Mudanza minimalista“.
 
Casi en paralelo llegaron los otros pdf gratuitos: “Manifiesto alternativo“, “Rebajas minimalistas“, Y también : “Armario minimalista“, y “Navidades minimalistas“.
 
En un lenguaje ameno y directo, vemos como el minimalismo y el simplificar repercute en cada parte de nuestras vidas.
 
De los primeros pasos en este simplificar nació mi propio blog también. Especialmente al principio, como una manera de compartir mi proyecto 333 desde Buenos Aires. Con lo que para mí es un enorme placer poder ofrecer esta entrevista con su creadora. También, experta en productividad y hábitos y abanderada del minimalismo en habla hispana: Valentina Thorner!
 

A continuación, la entrevista:


BLS: Primero que nada, quiero decirte que es un honor tenerte en mi blog! Si hace 5 años alguien me hubiera dicho que iba a tener un blog… ¡Y que encima iba a tener la posibilidad de entrevistarte, no le hubiera creído para nada!
 
VAL: Gracias a ti por dejarme compartir este espacio contigo. Es un honor!
 
BLS: Quisiera arrancar la entrevista preguntándote ¿cómo era tu vida antes del minimalismo?
 
VAL: El concepto del minimalismo lo encontré en el 2008, y me permitió darle nombre a un estilo de vida que llevé cómo mínimo desde el 1998 (el año que me fui a vivir un año al Ecuador – con una sola maleta). Este viaje al Ecuador fue la primera vez que tuve que decidir conscientemente cuáles de mis pertenencias me servían de verdad, y cuáles eran importantes para mi. Lo más difícil eran los libros. Me encanta leer, y entonces aún no existían los libros electrónicos. Mi madre me prometió que seguramente en Ecuador también habría bibliotecas que me prestarían libros.
 

Mirando hacia atrás, esto fue una gran enseñanza: vayas dónde vayas, aquello que crees que echarás de menos, probablemente existe de una forma u otra.

No iba encontrar los mismos libros allá que en mi ciudad natal, y esto me abrió nuevos horizontes que quedándome en casa nunca hubiera conocido.
 
BLS: ¿Qué fue lo que te hizo hacer el click y comenzar a simplificar?
 
VAL: Hubo dos momentos claves. El primero fue volver a abrir las cajas con mis cosas guardadas después de un año en el extranjero. No había echado de menos casi ninguna de las cosas. No podía ni nombrar el contenido de las cajas. Al abrirlas recordé lo que había dentro, y eso me enseñó de que lo del “ojos que no ven, corazón que no siente” se puede aplicar perfectamente a las cosas. Si no lo utilizas regularmente, basta con ocultarlo de ti mismo y pronto olvidarás su existencia. Fue el momento del nacimiento de mi “caja de despedida”, una caja en la que guardo aquellas cosas que aún no soy capaz de sacar de mi casa (por la razón que sea). Si a los 6 meses siguen dentro de la caja, ya los puedo llevar a la tienda de segunda mano, porque obviamente no me han hecho falta.
 
El segundo momento fue cuándo me fui a vivir sola a los 19 años.

Me di cuenta de que más cosas significa menos espacio y más trabajo de manutención y limpieza.

No disfruto de limpiar, ni de ordenar, así que ya me va bien que haya poca cosa que pueda bloquear el paso del aspirador o que requiera contorsiones dignos de un circo para poder limpiar detrás. Al final de cuentas acabé con un ritmo de tres en tres meses – mirándo a mi alrededor para ver qué ya no cumple ninguna función en mi día a día. Si ha acumulado polvo, si se ha escondido en el armario, si no funciona, o si intuyo que no me servirá – lo llevo a la tienda de segunda mano. Más espacio para mi, y menos caos para mi mente.
 
BLS: ¿Cómo fue que comenzaste con el blog?
 
VAL: El blog del minimalismo no es mi primer blog, pero sí el que más tiempo estoy llevando. Inicialmente escribí en inglés, desde el 1998, para compartir fotos de mis viajes con la familia y los amigos. El blog del minimalismo lo empecé en enero del 2010 para compartir mis experiencias con mi entorno directo. Entonces ya vivía en España, por lo que era lógico escribir en Español – a pesar de que no sea mi idioma madre.
BLS: ¿Tuviste muchos lectores rapidamente o fue un proceso más largo?
 
VAL: Al final no me leía ni mi madre (por el simple hecho de que no habla español). Escribir era sobre todo un ejercicio para mi misma. El blog sigue siendo una especie de diario y una forma de aclarecer mis propias ideas. Soy yo, pensando en voz alta. Me encanta que haya gente que lo disfrute y me llena de humildad saber de que mis escritos han sido una inspiración para mucha gente. Aún así, en el fondo sigue siendo mi diario.
 
BLS: ¿Cómo llegaste al numero 33 para el proyecto 333?
 
VAL: El Proyecto 333 fue iniciado por mi amiga Courtney Carver de BeMoreWithLess,  y fue ella que le dio el nombre. Buscábamos un número que fuera lo suficiente grande como para que la vecina no se diera cuenta que estás planteándote otra forma de consumir, y lo suficiente pequeño como para que tuvieras que tomar decisiones al revisar las prendas en tu armario. Y los 33 prendas dan mucho juego. La mayoría de los participantes acepta el reto con unos 70-150 prendas en el armario, así que sí toca reducir.

Y casi todos se dan cuenta que 33 prendas son suficientes para despistar a cualquiera, si no quieren compartir el reto.

No todo el mundo disfruta de compartir sus vivencias de forma tan pública como yo, así que este número es un buen compromiso.
 
BLS: ¿Has implementado algo así como un proyecto 333 para tus niños también?
 
VAL: Los niños aún son muy pequeños, así que por el mero hecho de que están creciendo a velocidad de vértigo toca revisar el armario cada 3 meses para ver qué aún les cabe y qué no. Actualmente tienen menos de 33 prendas cada uno. Quizás es más fácil, porque comparten toda su ropa, y 66 prendas entre dos personas – eso casi ni siquiera se puede llamar un reto.
 
BLS: ¿Cómo fue enterarse que llegaban mellizos?
VAL: Fue un gran alivio. Yo no quería tener un hijo único, pero el embarazo no me hizo mucha ilusión. Tener mellizos fue lo mejor que me podría haber pasado: tengo dos hijos con un solo embarazo, un solo año de lactancia y el doble de diversión. Es muy duro al inicio, todo se duplica, menos las horas de sueño. Pero una vez pasado esta fase, creo que es más fácil. Los dos tienen el mismo ritmo, así que la organizacón del día a día es quizás más fácil que tener dos hijos de edades distintas.
 
BLS: ¿Cómo gestionaron los regalos de la familia y amigos para el momento en que nacían los peques?
 
VAL: Hicimos una lista de regalos, como las listas de boda para aquellos que realmente querían regalar algo. Y dijimos a todo el mundo que los pañales también son un regalo muy adecuado.

Por suerte yo ya tenía fama de minimalista desde mucho antes, así que no hubo muchos excesos.

Admito que algunos regalos pararon en casa de otras amigas que se quedaron embarazadas después de mi 😉
 
BLS: ¿Cómo es tu rutina por las mañanas?
 
VAL: Eso depende de algunos parámetros: si quiero trabajar antes de que los niños se despierten (cuando están conmigo), si he trabajado por la noche el día anterior (para coincidir con mis compañeros de EEUU), si tengo alguna reuníon etc. Mi meta es dormir 7-8 horas, y si no tengo ninguna reunión no tengo ningún problema en retrasar el despertador para no levantarme muerta de sueño. Lo que no puede faltar por la mañana es un paseo de 10-15 min por el parque con mi perro (mi meditación matutina para liberar mi cabeza de la noche), unas 15 min de escritura libre en papel y un té verde para despertar las neuronas. Si los niños han dormido en mi casa, a las 7:30 desayunamos y después los llevo a la guardería, corriendo. Si han dormido en casa de mi marido, los paso a buscar a las 8:30 para correr rumbo a la guardería. Son 2 km cuesta arriba y a la vuelta muchas veces cojo el camino más largo por la playa – con lo que ya tengo hecho mis km.
 
BLS: ¿Y por las noches?
 
VAL: Tengo un alarma en el móvil y un programa en el ordenador que me recuerdan que a las 22 horas es hora de desapegarme del ordenador, si aún estoy ahí. Esto puede pasar sobre todo los días que hago un horario dividido – por la mañana para coincidir con los miembros de mi equipo que están en Asia y por las noches para hablar con mis compañeros de EEUU. Me suelo poner el pijama ya cuando los niños se van a dormir, porque sino muchas veces me da pereza prepararme para dormir.

La última cosa que hago antes de apagar la luz es escribir unas dos o tres frases en mi Diario de Felicidad, anotando las cosas que han ido bien este día o que me han hecho reír.

BLS: ¿Que encontramos en tu mesita de noche?
 
VAL: Encima de la mesita hay una lampara para leer, el Diario de Felicidad y un lapiz, un libro (actualmente “Ética promiscua” – la tercera edición revisada en inglés) y una botellita de agua. Dentro de la mesita hay pañuelos (sobre todo cuando estoy resfriada) y, para que nos vamos a engañar, juguetes para mi.
 
BLS: ¿Y qué haces en tus momentos de ocio?
 
VAL: Escribo – tanto en el ordenador (como ahora), como a mano. Me encanta escribir cartas – de amor y de amistad. También me gustan los puzzles y hacer pequeñas proyectos creativos. Los niños son una excusa genial para construir torres de envases (lavados) de yogur etc. También bailamos bastante. Hay un montón de canciones infantiles que conllevan bailes de alta intensidad. Y cuando están los libros aprovechamos de bailar con las canciones en alemán para aprender las partes del cuerpo, movernos como gusanitos por el suelo o bailar como los hamsters.
 

Vamos, que una clase de aeróbica es flojo comparado con la energía que tienen los peques.

BLS: ¿Como son tus momentos de soledad, sin niños?
 
VAL: Son geniales. Disfruto mucho cuando están conmigo, y disfruto igual de mucho cuándo no están aquí. Me encanta cocinar con toda la tranquilidad sin que me desmonten el armario de mientras. Aprovecho para leer en el rincón de relax, salgo a correr, o me encuentro con amigos y personas que tengan los mismos intereses que yo. Y claro, también aprovecho para limpiar la casa, hacer los impuestos, sacar el perro por más tiempo y ponerme al día de todo lo que no he conseguido hacer la semana anterior.
 
BLS: ¿Cual es el hábito que más cuesta implementar?
 
VAL: La meditación me cuesta mogollón. O mejor dicho, el hecho de sentarme y no hacer nada. Me es mucho más fácil meditar cuándo me estoy moviendo – caminando o corriendo. Por eso he cambiado la meditación en mi habitación por la meditación en el parque con el perro.

Lo importante es tener este tiempo de soledad en silencio, sin móvil, ni otros estímulos.

Así que me pongo los cascos sin ponerle música (porque así nadie me hablará) y echo a andar.
 
BLS: ¿Cuándo comenzaste a correr?
 
VAL: Siempre he hecho un montón de deporte. Creo que empecé a correr como hace 10 años? Eso sí, empecé a correr descalza (con los Vibram’s) como hace 7 años. Y sólo dejé de hacerlo durante el embarazo y durante los primeros 6 meses de la lactancia.
 
BLS: ¿Cómo se incorpora en tu rutina diaria?
 
VAL: Los niños van a una guardería bilingüe a unos 2 km de casa. Yo los llevo cada mañana en su cochecito, corriendo la mayor parte del trayecto. Si tengo reuniones luego después, voy corriendo a casa. Pero dos o tres veces a la semana doy otra vuelta grande antes de volver. Además, los fines de semana que no tengo los niños suelo hacer una ruta más larga con algo más de montaña por el medio.
 
BLS: ¿Cómo te organizas para las compras de la casa, comida, limpieza, etc?
 
VAL: La limpieza la hago a trozos, cada día un poquito. Y quizás una vez al mes hago un repaso a todo. Tengo un aspirador al vapor que me hace de fregona con vapor a 80*C – y es mucho más rápido que la fregona tradicional. Así que cada día un poquito no me puede agobiar. Y para la comida tengo una planificación. Suelo comer lo mismo al medio día que lo que comeré con los niños por la noche. Los domingos, cuando hago la planificación semanal miro las páginas webs de planificación (como esta: https://sweetpeasandsaffron.com/sheet-pan-meal-prep-2-ways/) y mis diferentes libros de cocina y decido lo que voy hacer cada día. En la duda será algo con patatas 😉
 
BLS: Cuéntame del Congreso de productividad.
 
VAL: Fue una experiencia muy guay! Creo que llegó a mucha gente y me gusta pensar que mi ponencia haya ayudado a alguien de hacer un cambio muy práctico en su día a día. Lo más importante de este tipo de charlas es que haya algo que las personas puedan utilizar en su día a día, aunque sea en formato de un experimento que les ayude a conocerse mejor.
 
BLS: Me cuesta decir que no en cuanto al conocimiento. Tiendo a querer saber más, y de más temas, me cuesta llegar al “suficiente”. ¿Como aplicamos el minimalismo en este aspecto?
 
VAL: Bienvenida al club 😉
La pregunta es: tiendes a querer saber más, o simplemente hay muchas cosas que se te presentan y que parecen interesantes? Muchas veces es lo último. Navegando por Facebook te puedes encontrar con un millón de ideas, sobre todo si tus amigos también están en la honda de productividad o de conocerse a si mismo – y Facebook tiende a mostrarte más y más cosas de este tipo para que sigas navegando.
 

Entonces, una opción es dejar de añadir todo a tu lista de conocimiento que se te presenta.

Cada vez que tienes una nueva idea sobre la que puedes investigar, pon la en una lista para más tarde. Después pregúntate cómo vas a utilizar este conocimiento si decides adquirirlo. También es interesante definir de antemano cuánto quieres saber. Puedes leer la entrada de Wikipedia, puedes leer un artículo, o puedes sacarte un master en el tema. Ninguna de estas opciones tiene mérito por si – tiene que encajar en lo que quieres conseguir.
 
BLS: ¿Cómo haces para organizarte la agenda, el día a día?
 
VAL: Utilizo una agenda en papel que permite la planificación por semana no solo a nivel de compromisos, pero también a nivel de metas y objetivos (para los curiosos: https://amzn.to/2I1SQFP). Para el día a día utilizo el google calendar – o mejor dicho varios google calendars. Uno privado, uno del trabajo, algunos compartidos de otras personas. A veces parece un gran puzzle en el que por lo menos veo todas las piezas 🙂
 
BLS: ¿Y que aplicaciones recomiendas?
 
VAL: La mejor aplicación que existe es la que utlizas. Yo tiro bastante de la agenda y de todoist (https://en.todoist.com/) para las tareas. Eso no significa que mi forma de hacerlo es la mejor, simplemente es la que me funciona a mi. Existen miles de apps, y recomiendo que cojas una y la pruebas. Si no te encaja, ya encontrarás otra.
 
BLS: ¿Cuál es el mejor consejo que puedes darle a alguien que comienza en el minimalismo?
 
VAL: Organiza tu mesita de noche o tu armario. Empieza con algo que se pueda hacer en un tiempo mínimo y dónde ves los resultados de forma inmediata. Después hay mil maneras de reducir tus pertenencias, tus actividades, las tareas. Se trata de priorizar lo que es importante para ti, en todos los aspectos.
 

Y no hace falta hacerlo todo hoy. Haz el primer paso hoy, mañana darás el segundo, y ya verás lo mucho que has conseguido en un año.

BLS: Muchas gracias Vale por todas tus respuestas, realmente fue un honor. Y por supuesto un placer poder conocerte un pelín más con esta pequeña charla.

 
Espero que hayas disfrutado de la entrevista! Para conocer más de Val podes encontrarla en su página, su instagram, en facebook o en linkedin.
Nota: Las imágenes utilizadas en este artículo pertenecen a Valentina Thörner.

Dejá un comentario