7 años / Soy mamá y hoy me mimo.

dia de la madre

El dia de la madre voy a cumplir 7 años exactos de mamá, en simultáneo, por supuesto, con el cumpleaños número 7 de mi hijo Pini.

Él cada día aprende algo nuevo, inventa algo nuevo, imagina algo nuevo, su crecimiento fue, es y seguirá siendo maravilloso y sorprendente. De sus ganas de aprender, de eso no hay duda. Pero hoy te hablo de otro aprender, de mi aprendizaje como mamá.

Fui mamá planificadora, mamá culpógena por no tener un parto natural, mamá desbordada, mamá de licencia con ganas de volver a trabajar, mamá trabajando con ganas de volver a casa, mamá densa, y mamá sobre entretenedora.

Mamá culposa por no estar más horas y mamá con ganas de una revolución de conciliación laboral.

Mamá curiosa, mamá temerosa, mamá hiperestimuladora, mamá insegura y comparativa, mamá demasiado escuchadora, lectora y observadora del afuera. “Todo sea por la mejor educación que pueda tener, por el mejor comportamiento que pueda tener, por los mejores recursos, internos y externos que pueda tener”.

Cada técnica, cada método, cada nuevo estímulo sugerido por [inserte personalidad destacada en crianza aquí], cada método con el aval de la Universidad de [inserte lugar lejano aquí] que experimenté, probé e intenté, con la tolerancia y paciencia algunas veces de mi hijo, (“A ver con que viene mamá ahora…”) y con sus salidas a todas velocidad otras veces.

Fui mamá separada, mamá sola, mamá de novia. Mamá en pareja con Nahuel. Y después Nahuel trajo dos amigos para crecer juntos. Hoy soy mamá con el plus de mamá afín  (madrastra en criollo). El año que viene, también voy a ser mamá casada con Nahuel.

Por otro lado también fuí mamá que abandona carrera, mamá que pega volantazo y mamá que estudia nuevamente.

Y lo que descubrí en estos 7 años, y con todas estas idas y vueltas, experimentos, intentos, pruebas y errores, calendarios, posit motivacionales, rutinas y afirmaciones. Es que nada de eso le importa realmente. Ni cuántos libros de pedagogía leí, ni cuántas recetas de pinterest me salieron bien, ni cuán bien combinada está su ropa cada vez que salimos a pasear, ni lo bien que me quedó su torta de cumpleaños.

Lo que realmente le importa a mi hijo es cuantas veces por dia le digo que lo amo, y que confío en él y que sé puede dar lo mejor, y que me encanta que se divierta, y verlo jugar y jugar juntos. Y sus globos cada vez que amanece en su cumpleaños, y los momentos de chatarrear juntos, y su carita cuando conocemos algún lugar nuevo, y su carita cuando me cuenta lo que soñó, y sus piecitos cuando se mete en mi cama a las cuatro de la mañana, y su hola ma. Y verlo llegar embarrado, Y sus planes para el futuro (los de él, no los mios). Y su carita cuando consigo ir al colegio a buscarlo, y su mirada de orgullo cuando se da cuenta de que logra algo nuevo.

De la mayoría de los momentos no tengo fotos, y si las hubiera no calificarían para ningún instagram, pero son las más valiosas, son impresiones en mi corazón y en el de él.

Todo lo demás no importa. No importa si la casa está desordenada, si repetimos comida en la semana, si lo que vemos en la tele no es puramente educativo y si no llegué a coserle el pitucon en un pantalón. El es asi de feliz, porque soy su mama, no por todo lo demás. O si, por todo lo demás también. Pero sin negar que el ser su mamá ayuda y mucho. Por eso, porque en lo que a él más le importa, me estoy sacando un diez, y es por el solo hecho de ser su mamá. La mejor mamá para él.

Hoy dejo las culpas a un lado, los debería  al otro lado, los consejos y sugerencias más atrás, las comparaciones directamente las descarto. Hoy me reconozco lo más importante de su mundo. Y creo que estoy haciendo un excelente trabajo.

Soy la mamá de Pini.


Te invito a que veas tu propia maternidad a través de los ojos de tus hijos. Y que con ese diez que seguro te sacas, te reconozcas madre, fuerte, importante, la mejor mamá que tus hijos puedan tener. Tan simple y tan verdadero que en el día a día nos terminamos olvidando.

Dale, te propongo que en el día de la madre, que es nuestro día, te mimes y te dejes mimar.

Aca te dejo vales por mimos simples para que puedas imprimir. Reenvialo a todas las mamás que conozcas y quieras mimar.

vale buscandolosimplevale busncado lo simplevale buscando lo simple

Dejá un comentario