Huída del consumismo y primeros pasos en el minimalismo II

Minimalismo - Casa - Arroyo - delta - proyecto

Hace un poco más de seis meses nos sentamos con mi pareja a conversar acerca de las ventajas y desventajas de vivir en el delta del Tigre. Mi suegro tiene una casita en uno de los arroyos de la primera sección y realmente está a cinco minutos del continente.

Con tres hijos de entre 3 y 6 años la idea de la naturaleza cerca resultaba tentadora.

Investigamos sobre minimalismo, sustentabilidad y ecología. Veíamos el Google Maps una y otra vez analizando los tiempos de traslado entre la futura vivienda y nuestros respectivos trabajos. Nos anotamos en el curso de timoneles para poder navegar a todas horas y en mal clima. Si ibamos a vivir en el Tigre teniamos que tener la posibilidad trasladarnos sin depender de la lancha interisleña.

Pero durante el curso nos dimos cuenta de que el frio, la lluvia, la imprevisibilidad de las crecidas no iban a ser compatibles con nuestros niños de departamento.

Asi que en vez de plantearla como casa de vivienda permanente, pasó a ser un plan para casita de verano y fin de semana.

Entonces preparamos un excel con los gastos de reconstrucción y ampliación. Con ayuda de mi suegro mi pareja armó el proyecto ejecutivo y la programación. Con nuestros sueldos y el tiempo disponible semanal para poder construirla, hicimos un calculo inicial de seis meses de obra. Queríamos llegar al verano disfrutándola. Pero, como suele suceder en las obras, los tiempos se extendieron y aún estamos haciendo reparaciones en la casa original, sin mencionar la ampliación que por el momento es una pila de maderas y chapas en un depósito.

Mientras tanto, desde que tomamos la decisión de encarar el proyecto y hasta fin del año pasado, tuvimos la posibilidad de ahorrar en el alquiler para poder trasladar ese gasto a la compra de materiales.

Por eso nos mudamos a lo de mis suegros por algunos meses.

En el excel de pros y contras de esta decisión figuraban ventajas como logística de supermercado, cercanía de los colegios de dos de los chicos, la tranquilidad de no tener que pensar que cocinar y la ayuda permanente de dos abuelos cariñosos. La desventaja (además de la falta de privacidad y límites), era que todos nuestros muebles y equipamiento simplemente no entraban. Fueron directamente embalados a un depósito guardamuebles a la espera de que volviéramos a alquilar.

Esto implicó tener que organizar una mudanza doble: decidir qué iba a la casa de mis suegros, y qué iba al depósito.

Y pensar en que lo que íbamos a conservar, fuera funcional para una pequeña vivienda en la ciudad. Ya que para poder disfrutar a pleno la isla sin endeudarnos teníamos que reducir gastos inmobiliarios al extremo, viviendo en un departamento menor al que vivíamos en ese momento. Era ajustar el cinturon realmente. Ahi apareció Valentina Thorner con sus geniales ideas para mudanzas minimalistas, y tambié el Proyecto 333, que por supuesto estoy aplicando.

Aplicar el minimalismo con tres hijos es más dificil, y en una familia ensamblada más todavía.

La ropa se multiplica, los juguetes se multiplican, el calzado se multiplica…y lo que no para de multiplicarse es la cantidad de dibujos, artesanias y recuerdos del jardín de infantes. Por eso empecé un diario donde iba registrando mis experiencias: tratando de equilibrar mi maternidad triple y ensamblada, mis ganas de conectar con la naturaleza, el proyecto de minimalismo por necesidad y mi búsqueda de lo simple. En definitiva, nuestra decisión de vivir, al menos gran parte del año en una isla sale de ahí, de buscar lo esencial, lo simple, lo que nos hace felices y sabemos que va a hacer felices a nuestros hijos.

Buscando lo simple, una vida más tranquila, huyendo del apuro de la ciudad, del consumismo, de las comparaciones.

Me di cuenta de que lo que estaba escribiendo le podría servir a alguien mas, asi que por eso inicié el blog. Compartir mis avances y mis tropiezos, para hacerle el camino más simple a alguien como vos, que si leiste hasta acá es que vos también estás buscando simplificar tu vida.

 

Y es lo que vamos a hacer. No será facil, no será rapido, pero vamos a buscarle la vuelta porque realmente es una aventura! ¡Estamos buscando lo simple!

Dejá un comentario