Escalera de inferencias para mamás – O “Como evitar enojarnos en una fracción de segundo”

Buscandolosimple - escalera de inferencias

La semana pasada terminamos un tema súper interesante en la cursada de Coaching.

Se trata de “Escaleras de inferencias” y para mi, fue revelador, ya que aprendimos un proceso que hacemos todos los seres humanos, y que realmente es instantáneo ya que lo hacemos inconscientemente.

Sucede que cada vez que vemos o escuchamos algo, nuestro cerebro selecciona algunos datos, y en base a esos datos que seleccionó (y por ende ignoró otros) utilizamos este proceso en el cual sacamos conclusiones basadas en creencias que tenemos de base. Se llama escalera de inferencias por cada uno de los pasos del proceso, desde la recolección de datos, su interpretación, la justificación, la conclusión y la toma de decisión de la acción consecuente. Esa es la explicación sencilla, si algún coach certificado me lee podrá dar una definición más técnica y sería bienvenida!

Pero este proceso que es tan simple y tan automático puede generar miles de malos entendidos, a cualquier escala. Desde una breve discusión acerca del clima hasta grandes peleas con rompimientos y separaciones.

Entonces,  lo que me hizo venir al blog y compartirlo en este espacio, es la cantidad de veces en que yo, como mamá, asumo situaciones, pensamientos, ¡y hasta respuestas! en mi propia casa. Y que terminan en discusiones algunas veces, en situaciones graciosas en otras. Y nunca falta el “¿Pero vos no me dijiste…?” “¡No, nunca dije eso!”

En este video, se ven claramente varios malos entendidos, y podemos interpretar las escaleras de inferencias que se crearon todos los protagonistas:

¿Y en lo laboral? ¿En la cola del banco? ¿Caminando por la calle? Hay miles de situaciones diarias en las que asumimos algo, y en base a ese algo actuamos. En general está muy bien, porque nuestro cerebro necesita ahorrar energía, entonces tiene una respuesta “predeterminada” para diversas situaciones. El tema es cuando nuestra “respuesta predeterminada” está equivocada con respecto a lo que pensaba, decía o hacía el otro. Y en consecuencia, nuestro accionar, terminó generando una situación totalmente evitable.

TIP ANTIENOJOS:

Entonces: si lo que estás pensando en automático te hace enojar, o te dan ganas de accionar con firmeza, detenete un segundo, respirá y preguntate: ¿Estoy segura de que esto que pienso es asi? ¿Estoy segura de que lo que me respondió tiene que ver con esto que estoy pensando? ¿Estoy segura de que entendió lo que le estaba diciendo? Y fundamental: ¿Estoy segura de que me escuchó?

 

¿Querés leer más? Te recomiendo este artículo de la Escuela de Formación de Líderes, donde estoy cursando. También este otro de Filocoaching.

 

Y ponete a pensar, ¿cuántas veces al día recorremos una escalera de inferencias?


 

Relacionado:

Primeros pasos en desarrollo personal y mi propia reinvención profesional.

Dejá un comentario