Entrevista con Bea Sanchez de www.mamavaliente.com

Hasta ahora no había hecho mi artículo en referencia al blog que recomiendo, pero ¿qué mejor forma que con una entrevista?

Significa muchísimo para mí poder contar con Bea en buscandolosimple. Hace casi un año, cuando estaba en medio de mi crisis entre laboral y existencial, y buscaba consejos de maternidad minimalista en la web, me suscribí a los blogs de Lucía Terol, sencillezplena y Valentina Thorner, de valedeoro. En ambos encontré tips, mini cursos y mucha información para comenzar mi camino hacia el minimalismo, más que nada desde la productividad. Pero fue en una entrevista de Lucía con Bea de mamavaliente.es que pude conectar esa información con un testimonio real de una mamá con tres hijos, y en ese momento a la espera de su cuarto pollito que estaba en camino desde otro país. Inmediatamente me cautivó.

Su página es fresca y movilizadora en partes iguales. Es una de las que estoy suscripta para que me llegue un aviso cuando publica un nuevo artículo ya que siempre son interesantes e invitan a replantearnos muchas cosas. En su página encontrarás maternidad y crianza, minimalismo, productividad, gestión de tiempo, alimentación saludable y conciencia social.

Es una mamá valiente con todas las letras, déjame presentartela!


Aquí, la entrevista:

 

BLS: Cuéntanos qué edades tienen tus niños

BEA: Fresa tiene 5 años y los mellizos Limón y Mandarina (estos son sus nombres en el blog) tienen 21 meses. Gombo tiene 18, con él es todo muy fácil.

BLS: ¿Cómo se llevan entre ellos?

BEA: Da gloria verlos jugar. Bien se agrupan, bien juegan individualmente, de dos en dos… se besan y abrazan constantemente. También se pelean, obviamente. Los que peor se llevan son los mellizos, cuando se pelean por el mismo juguete o la misma teta. Fresa tiene mucha paciencia con ellos y solo se irrita si le tiran del pelo, la pellizcan, o esos impulsos incontrolables de los bebés. Por lo demás comparte y cede todos sus juguetes de una manera que ya querríamos aprender los mayores. A Gombo lo quieren como un hermano más. En cuanto entra por la puerta de casa, se echan a sus brazos.

Bien se agrupan, bien juegan individualmente, de dos en dos… se besan y abrazan constantemente

BLS: ¿Y cómo gestionan los berrinches?

BEA: Los pequeños aún mal, no tienen ni dos años, expresarse es muy difícil. Mandarina tiene mucho genio, ahora estamos trabajando los gritos. Limón es un niño de Alta Demanda así que hemos trabajado los berrinches desde que nació. Y para todas las mamás que tienen niños tan intensos las aliviaré diciendo que ¡se puede controlar! Cada vez soporta mejor la frustración y puede aguantar más de un ‘no’. Por ejemplo cuando me demandaba teta por enésima vez lo agarraba fuerte, le besaba la cara, lo abrazaba y le decía al oído que estaba bien, que lo hacía muy bien pero ahora haríamos otra cosa. Y como necesita mucho afecto, eso podía sustituir el pecho. No siempre funciona ¡pero son grandes avances! La mayor no tiene berrinches, es un tesoro y discurre con mucha madurez. Basta con explicarle por qué no o por qué sí y no monta ningún espectáculo jamás.

BLS: ¿Como fue la llegada de Gombo a la casa?

BEA: Muy gradual y natural. Estuvo un año viniendo ocasionalmente a comer, a cenar o a dormir. Tuvo su cuarto listo un año antes de su llegada. Fresa lo conoció cuando yo aún estaba embarazada de los mellizos así que para estos últimos, siempre estuvo ahí como un hermano más (y no, ellos no distinguen otro color). Para Fresa fue difícil algunos días porque él, como adolescente, le toma el pelo y ella reaccionaba mal diciéndole que no le quería. Pero al rato se le pasaba. No ha sido un chico intrusivo, estar en casa con él es muy sencillo. Siempre quiere cocinar, arreglar algo en casa, se adapta a todo y conecta con todo el mundo. Niños, jóvenes, adultos, hasta los niños vecinos están locos con él. Los engaña diciendo que es Obama y ellos le creen porque cuando eres pequeño todos los negros son iguales ja,ja.

BLS: ¿Y cómo se adaptó a la vida en España?

BEA: Ya estaba en España antes de estar con nosotros así que dominaba bastante bien el idioma y las costumbres. Realmente no quería venir aquí, sino a Europa del norte, pero la vida lo recondujo a Andalucía. Pregunta mucho por la vida social de aquí. Para él por ejemplo fue fascinante conocer la homosexualidad, la bisexualidad, el transgénero… lo más extremo que conocía era su tío, con un par de esposas (los musulmanes pueden tener cuatro esposas o todas las que puedan mantener, pero en la actualidad es algo anecdótico). Le sorprende mucho que se mande a los ancianos a las residencias en lugar de cuidarlos o que se trate a las mascotas como hijos. Es muy inocente y es tan fácil engañarlo como sorprenderlo. Todo es aprendizaje.

BLS: ¿Cuales fueron sus enseñanzas a la familia?

BEA: Nunca está enfadado. Nunca grita. Así que mantener la calma es ya una enseñanza enorme. Cuando los niños lloran al unísono y yo voy a perder la cabeza él se ríe y los levanta en el aire, los saca a la calle o canta algo africano. Te enseña a ver la trivialidad de las cosas. También lleva una enseñanza de valor encima porque ha pasado por situaciones terribles y ni siquiera quiere contarlas. Cuando le llaman de su país para preguntarle cómo lo hizo, cómo llegó y poder repetirlo ellos, no cuenta nada, dice que si quieren, vengan en avión, pero nunca como él lo hizo. Tuvo mucha suerte, está tocado por Dios.

Por lo demás, me enseña muchas cosas de su país. Por ejemplo, que los bebés duermen con la abuela, o que todos los jóvenes se reúnen a comer en la casa familiar, pese a que cada familia tenga su casa personal. Empezó a trabajar con diez años, a la muerte de su padre y dice que, si él fuera presidente de su país (¡cosa que no descarta!) no dejaría que los niños dejasen de estudiar.

BLS: ¿Algun tip para gestionar las emociones de un adolescente?

BEA: Algo que sí estamos ayudándole a gestionar es la impaciencia. Es impaciente para todo y claro, lo pasó realmente mal con la lenta llegada de sus papeles, con el incumplimiento de los plazos burocráticos… etc. Pensaba que venir aquí sería trabajar y se topó con una realidad muy distinta: necesita al menos tres años en España y uno como trabajador sin papeles para poder establecerse legalmente y comenzar a cotizar. Esto es un imposible que gracias a organizaciones como Cáritas puede conseguir el sueño de estos niños. Existe mucho desconocimiento y mucho miedo en los españoles que creen que los extranjeros vienen a quitarnos el trabajo pero los impedimentos son enormes. No es tan fácil como viajar, es un proceso de años por el que además tienen que aprender el idioma, las costumbres… y soportar la lejanía de la familia.

BLS: ¿Cómo administran el orden y la colaboración entre los niños?

BEA: La canción ‘A guardar’ siempre funciona. A los pequeños les encanta y se unen a recoger con facilidad. En cuanto a la mayor, ya se le pueden pedir pequeños pasos como llevar su plato al lavabo de la cocina, no dejar su ropa en el suelo de cualquier manera, ordenador los zapatos, vestirse… o ayudar a sus hermanos a hacerlo. Mi hija mayor es clave para la educación de los gemelos: no es lo mismo que me vean vestirme a mí a que la vean vestirse a ella. Empoderar a los hermanos mayores resuelve mucho con los que les siguen. De cualquier forma, mi truco minimalista para mantener el orden es tener menos cosas ¿parece obvio, no?

mamavaliente buscandolosimple entrevista - zapatillas

BLS: Eres artista, ¿donde encuentras la inspiración?

BEA: Siempre hablo de cosas que me atañen. Experiencias personales, aprendizajes, problemas… una profesora de literatura me dijo que la mejor manera de ser creíble en el arte es hablar de lo que conoces. Así que mis temas pasan por la motivación, la capacidad femenina, la conciliación o la inteligencia emocional. Me inspiro con lo que leo, con fotogramas de películas y sobre todo viajando: cuando conduzco nacen muchas ideas.

BLS: ¿Cómo fomentas la creatividad en tus pequeños?

BEA: Sin forzar. Mi marido es cantautor, yo pintora y ¡tenemos una familia de escritores! Así que no hay que hacer gran cosa mas que dejar que toquen y prueben. Tienen en casa un piano, guitarras, micros, todo tipo de colores, pinceles, telas, papeles… y aún así si no quisieran o tuvieran nada de eso, la creatividad es innata en el niño. Ellos me dan muchas ideas. Y no siempre trabajamos con ellos. A veces pintamos en común y surgen cosas muy bonitas y otras innovan ellos solos y no les interrumpimos. No quiero convertirlos en pintores ni músicos. Quiero que hagan lo que deseen. Puede que sea la mamá que menos ‘los pone’ a pintar. En el cole y las guarderías a veces se esperaba que llevásemos los mejores trabajos creativos pero no somos intrusivos en sus obras. Son sus cosas.

A veces pintamos en común y surgen cosas muy bonitas y otras innovan ellos solos y no les interrumpimos

BLS: ¿Qué querías ser cuando crecieras, de pequeña?

BEA: Pintora. Tengo la suerte de ser lo que quería. Me he pasado toda la infancia dibujando y un día alguien me dijo algo increíble: existe un trabajo que consiste en pintar. Pensaba que solo había trabajos en oficinas, con números, o en hospitales y colegios. ¿De verdad puedo vivir pintando? No me explicaron muy bien el tema económico… pero ya no había quien me lo quitara de la cabeza. Recuerdo un profesor de pintura que me aconsejó hacer ingeniería informática: ‘¡Tienes cabeza para hacerlo!’ Pero más que cabeza, soy cabezona e hice Bellas Artes sin dudarlo.

BLS: En cuanto al minimalismo, a mi me cuesta mucho soltar los dibujos de mis niños, tengo guardados de cada etapa y recién son muy pequeños. Me imagino cuán abultado será el archivo cuando sean mayores. ¿Cómo haces para soltar sus producciones?

BEA: Cada uno tiene un archivador vertical en una estantería y están casi vacíos. Solo guardo las producciones increíbles y aquí sirve distinguir qué es único y qué no: Si tu hijo trae una actividad muy estética y bonita pero todos los niños han rellenado el mismo patrón… no es una obra creativa, es un trabajo de clase, como puede serlo copiar una frase. Hemos tirado mucha purpurina… Por otro lado tampoco guardo lo que es difícil de conservar. Por mi carrera sé que cosas perduran en el tiempo y cuales no, así que ciertos pegamentos, tintas o materiales temporales los tiramos directamente (los bebés han traído manualidades con comestibles… es obvio que esto no). Pero sí guardo dibujos libres que suponen un hito o ideas fantásticas como el día que Fresa trajo un dibujo de una fiesta con niños de otros países  donde estaba Gombo o una copia casi idéntica que hizo de un enanito que le dibujé donde el gesto era clavado (yo suelo hacerle dibujos que ella va copiando y subimos el nivel o detalle de las copias). De la guardería no conservo prácticamente nada, el tener mellizos ha evidenciado que todos los niños repiten los mismos ejercicios guiados por las maestras: no sabría distinguir un trabajo de clase de Mandarina de uno de Limón. Así que esos los tiro.

BLS: ¿Cómo se las ingenian para los momentos exclusivos de la pareja?

BEA: Aquí hemos prescindido de ser idealistas. Es evidente que los primeros años de crianza limitan nuestros encuentros. No los imposibilitan pero los hacen más difíciles. En realidad los momentos de pareja afloran aún con los niños delante. Mientras ellos están en plena efervescencia, se ríen, se imitan, saltan sobre los sofás… mi marido y yo nos miramos como si hubiera un absoluto silencio para decirnos lo increíblemente afortunados que somos y las piezas tan mágicas que hemos creado. A veces hablando, otras no. Cuando solo estaba Fresa era más sencillo, claro: ahora ¡siempre hay alguno despierto! Pero lo mejor es no frustrarse, hay muchas maneras de hacer el amor sin tener sexo.

BLS: ¿Tu pareja acompaña en el minimalismo?

BEA: Sí y no. No lo hace de manera consciente pero agradece y le gustan los cambios que le planteo. Es un hombre humilde, agradece vivir con poco. Viste siempre los mismos colores básicos, no compra nada hasta que se rompa lo que tenemos y viaja con lo justo. Ha cantado por toda España desde que tenía 18 años así que ha aprendido a no tener demasiadas posesiones para moverse con libertad. Además, trabaja en el programa de inmigración de Cáritas como educador así que sabe qué cosas son realmente importantes y de cuáles se puede prescindir. Acoge a familias que vienen sin nada y que saben ser felices con muy poco.

BLS: ¿Cómo divides el tiempo entre la familia, tu arte y mamavaliente?

BEA: En verano es todo caos y amalgama pero durante el curso, la pintura y Mamá Valiente tienen su desarrollo en las horas escolares. Para pintar soy bastante rápida así que las ideas que voy teniendo con ellos, las plasmo cuando no están. Y para la web programo mucho contenido y utilizo las noches y el silencio (o la mañana bien temprano) para los apartados más difíciles. Si necesito más tiempo algún día, mi marido o Gombo se apañan para dejarme hacer. El resto del tiempo parecemos un puro circo ambulante: vamos de habitación en habitación o de parque en parque hasta rendirnos XD

BLS: Cuéntanos cómo es un típico día tuyo.

BEA: Como te digo, el verano no es nada típico y adapto mis horarios a ellos. De hecho para que todo sea más fácil, como con ellos (12:30/13.00) y ceno con ellos (19.30/20.00). Llevar otro horario implicaría una lucha continua con ellos. Vamos a parques, al pueblo, compramos, hacemos visitas o las recibimos… la mayor parte del día es juego desestructurado y loco (¡y divertido!) y también ven una peli en los momentos de tranquilidad, que aprovecho para cocinar, limpiar, el correo… Durante el curso me levanto media hora antes que ellos para rezar y hacer ejercicios hipopresivos. Tomo agua tibia con limón y jengibre y les hago el desayuno. Las mañanas son tranquilas, nos vestimos, preparamos mochilas y los llevo a la guardería y al cole. Aprovecho la vuelta para traer productos frescos y después me bajo al estudio a trabajar. Durante el curso también intento comer a la hora de los pequeños para estar sincronizada (y por ser mejores horas para el cuerpo humano y la digestión) y al recogerlos preparo la comida de la mayor. Gombo y mi marido llegan a casa y comen más tarde. Solo en verano hay alguna siesta así que durante el curso llega la hora del parque (conocemos muchos y rotamos), la biblioteca, los juegos, los batidos para merendar… Cenan pronto y después tienen un ratito de juego que aunque intento que sea calmado, con cuentos y música ¡vuelve a ser una fiesta! Es agotador, la verdad pero no siempre me demandan. Sus momentos individuales son mi clave para leer, ver algún video, hacer llamadas, lavadoras, escribir…

BLS: ¿Vas al mercado con los niños?

BEA: Cada vez menos porque ¡los mellizos se escapan! Han aprendido a escaparse del carro y salen corriendo descalzos cada uno por un pasillo. Solo me acompañan con cosas urgentes pero la compra grande prefiero hacerla sola o con Fresa o solo con un gemelo.

BLS: ¿Tienes recomendaciones para viajar con pequeños?

BEA: Llevar siempre una toalla. Para vómitos imprevistos, líquidos que se caen.. en fin. Además es genial aprovechar sus horas de sueño y programar los viajes de acuerdo a ello. No me refiero a viajar de noche sino viajar antes de que duerman la siesta por ejemplo. Si es posible, lo ideal es que un adulto viaje entre ellos atrás. Y llevar entretenimiento según las edades. Una tableta cargada es mágica.

BLS: ¿Tenés algún libro para recomendar?

BEA: ¡Muchos! Depende de a donde quieras dirigirte. A día de hoy recomendaría ‘Menos’ de Henar Aguilera en minimalismo. ‘¿Dónde está mi tribu?’ De Carolina del Olmo en maternidad. ‘Raw Food Anti-aging’ en alimentación y ‘Vivir con abundancia’ de Sergio Fernández en desarrollo personal. ‘Superpoderes del éxito para gente normal’ de Mago More en productividad y ‘El camino del artista’ de Julia Cameron en creatividad. Para la fe, ‘El sermón de la montaña’ de Emmet Fox. Y así hasta el infinito.

BLS: Yo asisti al seminario de GTD de mamavaliente, y aun estoy implementando cambios en mi rutina dia a dia, pero quieres contarnos en esta entrevista cómo puede ayudar a otras mamás este seminario?

BEA: Este seminario no solo está orientado a mamás, sino a todo aquél que quiere gestionar su tiempo de manera minimalista. Los conocidos métodos de gestión de tiempo no son holísticos y suelen estar enfocados a ser productivo en el horario laboral. Pero hay mucho más en nosotros. Procrastinamos porque no tenemos energía y no la tenemos porque la perdemos en malos hábitos de sueño, de alimentación o incluso con un mal trato mental a nosotros mismos. Nos faltamos mucho al respeto y después exigimos mucho. Pero la mente clara y la motivación encendida no se implementa solo organizando el escritorio o mecanizando el correo. Hay mucho más. Como abarcarlo todo puede ser abrumador, este es un seminario para hacerlo paso a paso y desde lo poco (que es mucho). La frase clave es Ni todo tú, ni todo hoy’. Pronto se convertirá en un ebook para dar mayor facilidad de lectura a todos los interesados, que han sido muchos. Este método tiene mucha aceptación por su sencillez: la parte fundamental consiste en aprender a priorizar con tres preguntas.

BLS: Uno de mis posts favoritos es el de la culpa en la madre del hijo que no come. Me declaro una madre agotada en la lucha con mi hijo de seis años que tiene una gran fuerza de voluntad para negarse a probar comidas nuevas. ¿Cómo haces para callar a la voz culpógena interna, cuando se pregunta si debería seguir intentando que coma este niño?

BEA: Bueno, basta con ver que obligar no funciona. No funciona para el niño porque llora y no funciona para ti, que te estresas. Comer no debe ser un suplicio. ¿Qué relación futura van a establecer nuestros niños con la alimentación si cada comida es batalla? Yo me he culpado más que nadie. No tengo aquí a mi madre ni a mi suegra y pensaba que no tenía suficiente experiencia, que mi comida no les gustaba, que iban a enfermar por mi culpa… Después abrí mucho mi mente, vi que existen muchas formas de alimentarse y ninguna es más válida que otra, es adecuación e individualidad. Tu hijo no tiene tu mismo estómago, tu mismo paladar, tu mismo conocimiento sobre la salud. Aprenderá, le enseñarás y, entre tanto, evitaremos las peleas.

mamavaliente buscandolosimple entrevista alimentacion

BLS: Siguiendo con el tema alimentaciòn, quieres contarnos de qué trata el curso de Desapego alimentario de mamavaliente?

BEA: Es un programa de acompañamiento y motivación para conseguir sacar de tu vida alimentos opioides como el azúcar, el café, las grasas saturadas de los procesados e incluso para aquellos que, queriendo hacer una transición vegana o vegetariana, no se ven capaces de abandonar ciertos alimentos como el queso. Nuestro humor y nuestra energía van ligados a lo que ingerimos (o dejamos de ingerir) y este es un programa para explicarte por qué nos hacemos adictos a ciertos alimentos, cómo afectan a nuestra vida (y al medioambiente) y cómo podemos sustituirlos. El programa es personalizado a tu situación y tienes contacto directo conmigo durante 6 semanas para reeducar tu paladar, tus emociones y tus hábitos.

BLS: ¿Donde te encontramos? FB / Instagram / Twitter

Bea mamavalienteBEA: En todas ellas como @soymamavaliente
En Facebook y Twitter suelo compartir los artículos y reflexiones e Instagram es mucho más personal, con mis comidas o detalles de nuestra vida.

BLS: Muchas gracias por esta entrevista, por el tiempo invertido y por todo lo que nos brindas en mamavaliente!

BEA: ¡A ti!

 


Espero que te haya gustado esta entrevista, para mí fue un placer hacerla porque Bea realmente es un sol! No olvides pasar por www.mamavaliente.es y www.beasanchez.es para conocerla más.

Si querés podés compartir esta entrevista con los botones de abajo. Y para participar de una, escribime a hola@buscandolosimple.com y charlamos!

 

Nota: Las fotos utilizadas en esta entrevista son propiedad de Bea Sanchez.

 

 

 

 

2 Replies to “Entrevista con Bea Sanchez de www.mamavaliente.com”

  1. Gracias Silvia por tus bonitas preguntas 🙂

    1. Gracias por contestarlas con tanto cariño y paciencia! Realmente me has llegado al corazón con tu energía, frescura y alegría! Gracias infinitas Bea!!! Ha sido un placer =)

Dejá un comentario